Podemos diferenciar la fruta según el modo de madurar

Según como maduran las frutas, clasificamos las frutas en climatéricas y no climatéricas.

Las frutas climatéricas son aquellas que tienen la capacidad de continuar con el proceso de maduración incluso cuando se separan de la planta. Este tipo de plantas suelen recogerse cuando todavía están algo verdes. Algunos ejemplos son: las manzanas, melocotones, albaricoques, arándanos, chirimoya, tomates, melocotones, etc.

Las frutas no climatéricas tienen un proceso de madurez gradual. Estos frutos no tienen la capacidad de seguir madurando si lo separamos de la planta. Algunas frutas no climatéricas son: los frutos secos, las uvas, las aceitunas, los cítricos, la frambuesa, el pimiento, etc.

 

Sin embargo, la velocidad de maduración NO tiene que ver con la tasa de respiración de la fruta. Si la tasa de respiración es elevada, mayor será la perecibilidad de la fruta. Un ejemplo de ello sería la manzana. En cambio, la fruta con una tasa de respiración media-baja durante la maduración tienen una menor perecibilidad. Algunos de estas frutas son: las fresas, frambuesas, zarzamoras, etc.

Esperemos que les haya sido interesante la información. Desde Fruvesur nos despedimos hasta la semana que viene. Un saludo

 

Estamos utilizando cookies en nuestro sitio web.

Este sitio web usa cookies de terceros para facilitar la navegación y obtener datos estadísticos de la misma. Si hace click sobre el botón aceptar consideramos que acepta su uso. Ley de Cookies