¿Sabías que en la antigüedad se creían que los tomates eran venenosos?

Hasta el año 1820 se creían que eran venenosos por lo que su cultivo sólo cumplían una función decorativa. La creencia viene de cuando los aristócratas europeos comían con cubiertos ricos en plomos, por lo que la acidez del tomate provocaba una reacción tóxica. Posteriormente fue un parásito, el gusano del tomate lo que provocó el pánico.

Menos mal que sólo fue pasajero y hoy en día los tomates son aptos y con multitud de propiedades para el consumo humano.

Estamos utilizando cookies en nuestro sitio web.

Este sitio web usa cookies de terceros para facilitar la navegación y obtener datos estadísticos de la misma. Si hace click sobre el botón aceptar consideramos que acepta su uso. Ley de Cookies